La electrólisis salina:
ideas básicas

La sal o cloruro de sodio es un elemento natural muy común que se encuentra en abundancia en el suelo o en el agua de mar.

Aunque sus propiedades gustativas o fisiológicas son muy conocidas, lo son menos sus propiedades físicas. En este sentido, la sal se usa en el tratamiento de las piscinas como método de desinfección del agua, junto con un equipo de electrólisis salina. Si se dosifica en el agua en una concentración muy baja, la sal permite producir un desinfectante de forma continuada gracias al mecanismo de la electrólisis salina. Este principio evita tener que dosificar de forma manual y regular productos desinfectantes y consigue un agua limpia y una sensación de baño muy confortable.

¿CÓMO FUNCIONA LA ELECTRÓLISIS SALINA?

La electrólisis salina es un proceso automático que descompone la sal en cloro y sodio. Esta reacción se produce haciendo circular corriente eléctrica por los electrodos polarizados de una célula instalada en la salida de la bomba del filtro. El cloro activo que se libera en este proceso se integra en el circuito del agua de la piscina de forma continuada y destruye rápidamente las bacterias y micro­organismos. Al consumirse de forma rápida y después regenerarse, no desprende ningún tipo de olor. La concentración de sal del agua de la piscina, 10 veces menor que la del agua de mar, resulta imperceptible: el agua es suave y no irrita la piel ni los ojos.

[Translate to spanisch:] Reference

Puede descargar aquí el folleto con la información sobre electrólisis salina de BAYROL.

 

 

Descarga

© 2021 Naturally Salt by BAYROL